Your travel memory is priceless, TripNtale keeps them safe so you don't have to   Upload Photos Now! X

Lagrimas de elefante

Viewed: 544  

 

Los domingos en India se diferencian de otros días en que hay menos tráfico y gente en las calles. A mí me pasaba una cosa muy extraña cuando viajaba en domingo: no me parecía que fuese domingo y, días que eran lunes, parecían viernes: un poco raro.

El complejo de Amber, con su fuerte y su palacio, es una verdadera joya arquitectónica. Lo malo es que lo que no han conseguido los ejércitos ni el paso del tiempo lo van a conseguir las palomas, que por miles habitan en cualquier rincón, y que día tras día agotan las piedras y desdibujan las pinturas de estas maravillas. En ocasiones, las encuentras muertas en las calles, descompuestas, inertes, vacías de sus vuelos: nadie recoge un animal muerto, por lo que uno se puede hacer una idea de la cantidad de focos de infección que hay en cualquier sitio. Tomar precauciones es necesario cuando se viaja a la India y vacunarse, y ser más cauteloso que de costumbre también. ¡Que se le pregunten a los encantadores catalanes de Pushkar¡, que pasaron cuatro días en cama y con goteo por una intoxicación; con una diarrea que debió destrozarles todos los músculos del cuerpo.

En el Palacio de Amber, los elefantes esclavizados por la mano del hombre, paseaban a los turistas por la entrada del recinto vestidos de payasos. Ellos, que fueron fieles servidores de los reyes Rajputas, temor de ejércitos invasores y símbolo de poder, se ven injustamente relegados en, muchos casos, a tareas indignas de quienes durante siglos fueron guardianes de fortalezas, templos y palacios medievales.

La desconocida amiga de Internet, en uno de sus amenos correos, me había dicho que había visto llorar a uno después de que su dueño lo golpease, aunque yo creo más bien —y visto lo visto— que las lágrimas no fueron el resultado de los golpes de una vara, sino de la añoranza de mil batallas vencidas, de cuando los elefantes tenían memoria y eran trono enjoyado, afecto de maharajás y admiración del mundo y no comparsas de circos turísticos. Verlos así me produjo una profunda tristeza.

Todos, en algún momento, hemos sido lágrimas de elefante.



Comments

Please Login or Sign Up to comment.

or

or


Soul India I 17 de junio - 6 de julio

India



Home Service done the smart way