7000 travelers are sharing their trips daily at TripNtale, shouldn't you?   Showcase Your Trips Now! X

Raja Yoga

Viewed: 584  

El hombre está sufriendo por la guerra, por la corrupción, por el crimen, por los conflictos interiores, por los desastres naturales. El hombre ha intentado solucionar los problemas económicos, científicos, políticos, religiosos, pero no ha sido capaz de alcanzar una paz y prosperidad duradera. La razón de ello es que el hombre no tiene pureza mental, correctos valores, rectas actitudes y carece de cualidades. El dios Shiva está renovando moralmente el mundo a través de las enseñanzas del Raja yoga, cuyo conocimiento proporcionará la pureza, la paz y la prosperidad.

Con esta extensa parrafada, recitada lentamente, palabra a palabra, me recibían en el centro espiritual de la secta Brahma Kumaris, en las inmediaciones del lago Nakki. Dinesh se había empeñado en que fuésemos, no sé con qué propósito, y yo con una mañana saturada de templos y montañas no me encontraba en la mejor disposición para escuchar los sermones de unos individuos que aseguraban poseer la solución a los problemas del mundo en general, y a los míos en particular. No me arrepentí en absoluto. Eran tipos que no imponían ideas, sólo las explicaban como para niños, en grandes vitrinas con muñecos de «Mariquita Pérez», muñecos pálidos de cara acartonada y coloretes. Circulando por el complejo, averigüé que el yoga, del cual desconocía muchos aspectos, no sólo consistía en complicadas posturas que llevaban a la relajación sino también a perfeccionar nuestro alma, dotándonos de la energía y virtud necesaria que posibilite alcanzar la paz interior y la felicidad. En murales de dibujos de posguerra, de «florido pensil», se enumeraban los beneficios que el yoga producía en aquellos que lo practicaban. A saber: el yoga ayuda a eliminar las adicciones y los malos hábitos, instaura la virtud y expulsa los pensamientos negativos; transforma para bien la personalidad de uno, sin realizar terapia alguna; ayuda a controlar la mente y, en último extremo, permite establecer un vínculo con Dios para alcanzar la completa felicidad.

Intrigado por la lectura de los paneles explicativos, me enfilé hasta el que yo creí el encargado y le rogué que me ampliase la información.

— ¿Qué hace falta para practicar yoga?

Meditó la respuesta antes de responder:

— Acabas de dar el primer paso. Lo primero es ser consciente de que se quiere alcanzar un estado de serenidad, de claridad. Todo en el mundo está cambiando permanentemente. Un día el pájaro que alegra la mañana con sus trinos deja de cantar; un día las flores que deleitan nuestra vista, marchitan; un día nuestros cuerpos dejan de ser jóvenes y apetecibles para convertirse en reos de un tiempo que los desdeña y los relega a la muerte. El hombre es esclavo de los sentimientos y de las cosas materiales, y olvida que nada permanece. Se ha hecho dependiente de sus emociones, de sus posesiones, hundiéndose en la depresión y sufriendo desequilibrios mentales que lo enferman .

— La mente es difícil de controlar —comentaba yo.

— No, no es difícil —continuaba—. El estado de la mente está formado por los pensamientos que albergamos en ella. Los problemas aparecen cuando no somos capaces de discernir, cuando nos ofuscamos con pensamientos negativos. Un ejemplo: un hombre está leyendo un libro en una habitación. De repente, entra un viejo amigo que porta una pistola en la mano. Instintivamente el hombre arroja el libro y corre a resguardarse detrás de un sillón. Si es un amigo... ¿Por qué se oculta tras el sillón?, ¿qué provocó su temor?... ¿La pistola?... No: fue su mente, fueron sus pensamientos negativos. La pistola por si sola no es peligrosa. Se trata pues, de intentar eliminar esas inclinaciones negativas, esas voces interiores que nos fustigan. Practicando el Raja yoga se logra un alma consciente, un alma en comunión con Dios, un halo de paz, de amor, de conocimiento.

— ¿Cómo se práctica? —me interesé.

— Tienes que ser capaz de abstraerte de todo y pensar en Dios. No importa cual sea tu religión. Todas las religiones aspiran a lo mismo, pero el enfoque es diferente. Hay que concentrarse y desear conseguirlo. No es fácil, y al principio puede ser frustrante, pero se puede conseguir. Millones de personas abandonan porque creen que los efectos son inmediatos y nunca llegan a coger la idea de que el yoga también es renuncia. El segundo estado es el de la meditación y la concentración en el cual y teniendo a Dios en nuestra mente, vamos abandonando las inclinaciones impuras, desintoxicando de disturbios emocionales nuestro alma para llegar a un éxtasis que la transforma en amor, y que nos trae la realización personal, donde reside la paz.

— ¿Es necesario adoptar una postura determinada?

— Hay muchas teorías sobre ello, pero cualquier postura es buena, solo tiene que ser cómoda y permitir la iniciación y la abstracción. De todas maneras, en la tienda encontrarás las respuestas a tus preguntas. Debo irme, pero si realmente quieres practicar yoga debes disponer de tiempo. No hagas ningún curso de corta duración. Sería igual que pretender tocar el piano con unas pocas lecciones.

Animado por su pausada disertación, compré unos cuantos libros, que espero algún día poder leer con tranquilidad: sonaba bien.



Comments

Please Login or Sign Up to comment.

or

or


Soul India I 17 de junio - 6 de julio

India



Home Service done the smart way