TripNTale is the best place to share your travel   Upload Photos Now! X

Haciendo Zapping

Viewed: 584  

 

Otra forma de conocer India y hacerse una idea de los gustos y preferencias de la población es tomar el mando del televisor y comenzar a pasar de canal en canal deteniéndose, preferentemente, en aquellos en los que el idioma sea el hindi o los diferentes dialectos y lenguas que se hablan en India. Gracias al cable, la oferta es amplia pero no variada. Además de películas americanas —algunas de ellas censuradas—, la programación de la Televisión India se limita a películas nacionales, programas religiosos, retransmisiones de criquet y algún concurso «despistado»; telediarios y poco más. No suelo ver televisión, pero cuando viajo a un país procuro mirarla un rato con fines meramente instructivos y con el ánimo de comprender, un poco mejor, el entorno donde estoy metido. Las películas, sean en blanco y negro o en color, de la década que sean, son iguales. Muestran de forma fidedigna el alma India. En ellas, el esquema y el guión se repiten: siempre hay un bueno, un malo, una buena, una mala malísima y un tonto. Los dioses siempre andan por allí pululando. Películas aderezadas con canciones en las que las mujeres cantan como los Bee Gees. Como los actores son muy exagerados, puedes identificar, rápidamente, el papel de cada uno, siendo estas actitudes extrapolables a las que ves en la calle. Por ejemplo: los malos en la India, son «malos de película». Sus ademanes y sus expresiones están sacados del mundo del celuloide, lo que viene muy bien a efectos de saber con quien te la juegas en la calle. Se les ve venir.

En los programas religiosos, no me enteraba de nada, pero me entretenía observando los gestos estudiados y aprendidos de los gurúes que pronunciaban sermones que confortaban el espíritu. Esas actitudes me resultaban demasiado familiares: ya las había visto. Pero lo que realmente me descolocaba y me hacía pensar en que me había equivocado de canal o de país, eran los anuncios; tan absurdos como la mitad de los anuncios del mundo, que más parecen obra de diseñadores y directores de cine frustrados que de publicistas cuya obligación es resaltar y vender un producto o una marca, y no ganar premios. En estos anuncios, podías ver las tendencias de moda, las preferencias gastronómicas, o descubrir que lo más importante de la higiene personal son los dientes —había más de seis anuncios diferentes—, que los indios se mueren por tener un móvil, por conducir una moto... Me preguntaba una y mil veces de dónde sacaban los figurantes, los decorados para realizar los anuncios, porque en las calles, la gente no era así.

Haciendo un ejercicio mental, llegaba a la conclusión, de que los anuncios tienen un público objetivo en torno a veinte o treinta millones de consumidores —un dos, máximo un tres por ciento de la población—, consumidores que viven en las grandes ciudades. El resto, no tenía dónde caerse muerto, y los productos anunciados, tan inalcanzables como la luna.

Otra de las peculiaridades y contradicciones indias.



Comments

Please Login or Sign Up to comment.

or

or


Soul India I 17 de junio - 6 de julio

India



Home Service done the smart way