TripNTale is the best place to share your travel   Showcase Your Trips Now! X

El castigo de Buda

Viewed: 1732  

 

El cansancio acumulado de los últimos días me había impedido madrugar para asistir a las ceremonias y rituales de baño a mogollón en los ghats de Varanasi. Me desperté vago, remolón, de niño que no quiere ir al colegio, de día de lluvia... Tras un «arriba campeón», una ducha, dos cafés solos y un cigarro quitamonos, salí del hotel con la intención de visitar Sarnath, un lugar situado a unos diez kilómetros de Varanasi.

Sarnath es un centro de peregrinación budista que alberga un conjunto de templos ordenados, limpios y vistosamente coloreados que invitan a la reflexión bajo la atenta mirada de un Buda de templo recién regado.

Cuentan que fue aquí donde Siddhartha, más conocido por Buda, pronunció su primer sermón. También donde se retiraba a descansar en la época de lluvias, después de haber impartido sus enseñanzas a lo largo y ancho de una India, que seguramente no fuese un país.

Es curioso ver cómo los mismos hinduistas también veneran las imágenes de Buda, aunque las funciones de éstas son más símbolo, más recordatorio que otra cosa para profundizar en el conocimiento espiritual y así alcanzar el nirvana. En cada monasterio, en cada Stupa, montículo cilíndrico que dicen alberga la presencia de Buda y en cuyo interior se pueden encontrar reliquias y huesos de santos budistas, en cada templo, se veían hombres y mujeres vestidos con túnicas de sacerdotes, de monjas: uniformados del mismo color.

Como no me venía muy bien alcanzar el Nirvana en esos momentos, más que nada porque para ello necesitaba reflexionar y meditar mucho, y ese tampoco era el objetivo final de mi viaje, me limité a intentar comprender un poco más eso de la permanencia y no permanencia, y concluí que se me hacia difícil renunciar al apego, a las emociones, a las posesiones. Continué mi camino por el complejo. De pronto, me asaltaron unas dudas: ¿Cómo le llegó a Buda su iluminación?, ¿quién le iluminó?, ¿de quién o de qué le llegó la fuerza y temple necesarios para resistir a todas las tentaciones a las que fue sometido por Mara, el demonio?, ¿cómo se alcanzaba la óctuple vía: comprensión, intención, palabra, acción, subsistencia, esfuerzo y concentración rectos, cuando todos estamos sometidos a pasiones, emociones, actitudes, comportamientos y palabras o hechos que nos alteran constantemente? No sabía. ¡Ojalá! ¿Qué pasaría si todos lo alcanzásemos?, ¿en qué nos convertiríamos?

Me adentré en un bosquecillo lleno de ciervos. Había niños que jugaban con un balón. Al verme, me desafiaron, con provocación, a jugar con ellos. Naturalmente, lo hice, mostrándoles con mis pies el porqué de la supremacía del fútbol europeo, aunque al final, y por aquello de que la vanidad no es buena compañera de viaje, en uno de esos toques de balón, de esos en los que te estás gustando, perdí el equilibrio y caí en acrobática pirueta que produjo el despilfarro de carcajadas más escuchado en la India en los últimos años. Incluida la mía, claro.

Y es que Buda te castiga de forma juguetona, riendo con su sonrisa de Monalisa.



Comments

Please Login or Sign Up to comment.

or

or


Soul India II 7 de julio - 22 de julio

india



Home Service done the smart way